NOELIA MEDINA

Qué alegría qué buen día

 

El destino puso en mi camino el mundo de las flores naturales. La realización de diferentes proyectos florales para grandes marcas hizo que el mundo de las flores se convierta en una nueva faceta por descubrir dentro de mí. Los sentimientos que desprende cada emprendimiento estaban en mí.  La necesidad de repartir esa sensación de alegría que todo el mundo a veces necesita a través de los regalos fue clave.

¿Cómo te adaptaste a esta situación?

Hubo como tres semanas o incluso cuatro, que estaba totalmente parado. Las empresas de mensajería seguían funcionando, pero yo me puse a pensar que tenía que tener como un período de adaptación, porque no quería poner en riesgo a la gente que trabajaba de transportista.

Hasta mediados de abril estuve sin enviar absolutamente nada y me puse en contacto con mis clientas para explicarles que lo haría cuanto todo esto acabase. Pero claro, veía que las grandes marcas seguían enviando y yo me concienciaba que tenía que enviar.

Egoístamente lo tuve que pensar mejor porque si no enviaba literalmente, no sobrevivía.  Así fue y dije, bueno, lo voy a intentar pensando que con mis regalos personalizados le puedo alegrar a la gente que está en casa. Se trataba un poco de intentarlo, no de sentirme culpable.

En el fondo tú querías ayudar a que esas personas al menos pudieran recibir algo o enviar a seres queridos

Esa era mi percepción de decir bueno, estás en casa triste, no puedo tomar a tu padre, a tus amigos, a los cumpleaños, entonces pues bueno regalas. Entonces sí que es verdad que hubo un parón tremendo, tremendo, brutal, que yo decía ¿qué voy a hacer? Es más, la campaña del día de la madre me pilló un poco así de sorpresa, porque esto de que todo lo tienes como organizado desde el primer día del año. Pues yo tenía todos mis objetivos del mes. Es como si marzo se hubiese esfumado. 

¿Qué pensabas en ese momento?

Yo ahora lo pienso y digo, me han robado un año, en el sentido de que ha pasado tan rápido y que me he ido adaptando a lo que venía. No como tenía antes, que tenía un objetivo mes a mes, una estrategia. En ese momento ya estaba como what’s??, encima que yo no soy nadie, por así decirlo, sabes que no soy Zara.

Entonces yo decía madre mía. Sí que es verdad que tuve suerte. Tuve mala suerte con el tema de las bodas. Se cancelaron todas. Bueno, se pospusieron que es diferente que quieras o no… Cambiaba un poco ese aspecto, pero claro, el dinero que entraba yo tenía que seguir pagando. Yo tenía que seguir pagando autónomos. Me aumentaba la cuota porque ya es otro año, en definitiva, nervios.

¿Las campañas posteriores cómo fueron?

Sí que es verdad que, por ejemplo, para el día de la madre, yo creo que el comercio electrónico en muchas empresas fue superbién. Por ejemplo, a mí me fue superbién ¿por qué? porque no había absolutamente nada para comprar, no podía salir a la calle a la nada. Sabes que cuando tú normalmente sales a la calle tienes 500 mil estímulos para comprar y te acuerdas de esto y te acuerdas de tu madre y dices oye, te voy a comprar esto, te acuerdas de esto, todo lo que vas viendo. Yo sí que noté un incremento del 400%, lo sé porque hace poco lo estudié para mi negocio. Una bestialidad. Y también otros grupos de emprendedores con los que yo estoy, que tienen también tiendas online, vieron un crecimiento brutal del e-commerce. ¿Por qué? Porque no había otra cosa. Yo creo que esa es la justificación, porque le quería regalar sí o sí algo.

¿Tuviste muchas complicaciones con los proveedores?

Fue una locura que los proveedores de muchos materiales con los que trabajo para hacer mis encargos, no trabajaban. Estaba todo cerrado. Yo tenía la oferta de lo que tenía en ese momento. Ya no podía dar más de mí, pero sí que es verdad que fue una locura.

¿Cómo te encontraba la gente? 

Todo el mundo me encontraba por Google, porque lo típico del cuestionario cuando rellenas casi todo el mundo era Instagram o Google, pero casi siempre es Instagram en mí caso. Pero en ese momento vi más Google, como que la gente estaba buscando eso. Y sí que he visto que a partir de ese momento como que se paró todo. Y luego un pico muy bueno, y a partir de ese momento todo, todo ha sido bueno.

¿Has tenido mucho crecimiento después de la pandemia?

La persona que compra mis productos no es la persona que la consume. Entonces casi siempre es una cadena. Es decir, yo lo compro, pero lo regalo. Pero esa persona le ha gustado mi servicio, entonces lo vuelve a regalar. Ha sido un crecimiento bastante exponencial. Asique yo sé que el COVID-19, ha tenido cosas malas para mí, pero también ha tenido cosas buenas y si yo no tuviera ese e-commerce en ese momento yo no estaría aquí. Porque se me había cancelado todo. 

¿Si la tienda no hubiera sido online habrías cerrado?

Exacto. ¿Y el coste del alquiler? o en ERTES. Pero sé que muchos querían luchar por que llevan 15 años abiertos y es su vida. Por eso, y como te he dicho antes, creo que me benefició tener un e-commerce frente a una tienda.

¿Abrirías una tienda física?

No me gustaría tener nunca una tienda cara al público. Bastante tengo que aguantar a la gente online, que la gente piensa que todo es Amazon. Entonces quién lo compra ahora hoy a las 7 de la tarde y que mañana lo tengo en mi casa y es como imposible. Nadie es como Amazon, pero todo el mundo quiere esa inmediatez y yo creo que es el inconveniente fundamental del  e-commerce.

¿Y crees que el comercio electrónico está siendo una oportunidad grande para emprendedores y para las pequeñas empresas? 

Sí, yo creo que es fundamental ¿por qué? Porque no necesitas mucha inversión, ni necesitas mucho capital. Para empezar, únicamente necesitas tu hosting, tu dominio y saber crearte una página o una tienda online e-commerce, que es súper sencillo en algunos casos y en otros, si tienes más especificaciones, necesitas más programación y sí que lo tienes que contratar, pero si no, es algo que pueda acceder muchísima gente, es mucho más fácil que alquilar un local, hacer las obras pertinentes y todo eso.

Y por ejemplo, cuando comenzaste, que fue más difícil el darte a conocer a la gente o que al final la gente te confiara en ti, en lo que tú estabas vendiendo,

Que me conociera la gente. Porque yo al principio empecé bueno, claro, yo empecé… ya estaba trabajando con un contrato indefinido fenomenal, estaba hasta las narices, me explotaban, no tenía vida y no me gustaba. Entonces yo siempre he querido montar algo, siempre en la carrera estaba con el run run run run y bueno, en principio iba a ser una cosa totalmente diferente, pero al final quedó en stop, que lo pensé mejor. Y cuando empecé, empecé en mi habitación no tenía absolutamente nada. Me hice una bastante cutre con el móvil y ya está. Y empecé así con amigos, amigos de amigos y un poquito así. 

Hasta antes de tener la tienda online, mi escaparate era mucho Instagram. Las clientas me escribían y me hacían los pedidos por mensaje directo. Decidí dar un paso más con la tienda online que he decirte que me he ahorraba mucho tiempo. El contacto no tenía que ser ni directo con el cliente, sólo compra. Lo recibe y fenomenal. Yo decía bueno, yo lo voy a hacer, voy a intentarlo. Sí que es verdad que el primer año fue bastante duro, en plan… Y es que como hay tantas cosas…y luego está el mundo de las influencers que si tienes dinero te pueden conocer muy fácilmente y rápido.

¿Qué es para ti lo más complejo del comercio electrónico?

A mí me gusta atender a la gente. Pero siendo honesta, se pierde muchísimo tiempo ya que tienes que tener un equipo grande para que esté atento a toda esa atención al cliente. Llamadas o con WhatsApp. Entonces sí que es verdad que al principio aceptaba ese tipo de pedidos por WhatsApp o por Instagram, ahora ya no. Ahora es todo por la tienda online y por email. Si la cliente quiere algo más específico que sea a partir de una cantidad, o sea porque si no, no tendría sentido. No es rentable. Y sí que es verdad que, cuando empecé en mi habitación, a mí me costó mucho como darme conocer, pero tampoco tenía prisa.

¿Cómo por ejemplo el posicionamiento?

Claro, brutal. Pero como no era mi caso. He ido como un poquito, un poquito como una hormiguita. Además, yo soy muy vergonzosa. Me da como mucho reparo pedir a la gente en plan que me recomienden. Me gusta mucho recibir el apoyo de mis clientas cuando comparten conmigo su experiencia cuando le llega su regalo o simplemente me mandan un correo para darme las gracias.

Mis clientes son muy agradecidas. Muchos me mandan correos porque están muy contentos con el servicio y que le ha encantado y que te va a recomendar. Y sí que es verdad que me costó mucho eso. No he hecho mucho SEO, pero sí que es verdad que he notado que ahora me conocen más por Google que antes. SEM era muy complicado, creo que hice el año pasado o el anterior, pero es que es muy caro, porque hay muchas empresas de regalos personalizados. Entonces no me rentaba, me rentaba más hacer publicidad por Instagram, por ejemplo, porque lo mío es muy visual. Te tiene que gustar visualmente sino no. Bueno, ha sido bastante complicado, pero bueno, poquito a poco.

¿El boca a boca lo que mejor te ha funcionado?

Eso es lo que ha hecho que me conociera mucha más gente, ya que ha sido como poquito a poco. Una vez una clienta me encantó, porque en un pedido de “cómo nos ha conocido” que “por recomendación”, y veo que era un pueblo enano de Huelva, que lo busqué en Google en plan por favor… y le puse un corazoncito y dije este va a salir precioso porque de verdad en el momento de ver esta persona que pone por recomendación y además como que me sonó raro, yo ya estoy contenta para todo del día.

Entonces las redes sociales son muy importantes para ti y sobre todo Instagram, ¿no?

Si Instagram, si Facebook, pero sí que es verdad que al principio lo utilizaba más porque por ejemplo hoy, ahora, en junio es fin de curso, donde las madres pueden regalarles a los profesores de sus hijos algún detalle personalizado y bonito. Las madres normalmente están más en Facebook que en Instagram. Lo puedo usar únicamente para esa campaña. Antes lo usaba mucho más, sí que publico el mismo contenido en ambas plataformas. Me gusta ahorrar y porque lleva mucho tiempo crear contenido, pero para mí casi siempre es Instagram. Y Pinterest también lo muevo, pero no mucho.

¿Qué objetivo te marcas en el futuro?

Pues mira, lancé hace dos semanas los talleres online para que sea mi idea de negocio en un futuro, únicamente las bodas, eventos y talleres online. El e-commerce está bien si tienes una logística muy grande, es decir, si no te lleva mucho tiempo hacer cada pedido. Sí que es verdad que de la materia prima te tiene que costar muy poco para ganar mucho dinero. Realmente en visión de dinero, o sea, en visión de futuro, sí que es verdad que las bodas y los eventos y los talleres online es mucho mejor. ¿Por qué? Pues está claro creas el contenido o creas el producto una vez y se reproduce un montón de veces. Lo de los talleres online fue un poco a raíz de la COVID-19, porque había un montón de cosas que hacer, pero sí que es verdad que me llevó mucho tiempo porque, es como que tú creas el producto conmigo a la vez con un vídeo. Y hay algunas sesiones que voy a hacer por zoom, pero es como mucho más personalizado y es un poco como una escuela virtual, yo recibo en mi casa el pack con todo lo necesario para hacerlo, pero realmente es virtual.

Y entonces, ahora, a corto plazo, ¿qué objetivos tienes?

Si, por ahora estoy bastante contenta con este año. Tengo un poco de miedo por lo que pueda pasar, pero sí que es verdad que se están reactivando un montón las bodas.  Ahí quizás y sabiendo esto me siento más segura, ahora que no ya no hay estado de alarma. Aunque siempre te queda ese miedo porque de repente puede ir todo fatal de nuevo. Sí que estoy cumpliendo, poco a poco, los objetivos que me había marcado. Lo que pasó el año pasado me obligó a adaptarme a las circunstancias.

Lo que salga ha salido.

Total, es que me acuerdo totalmente. Llevaba como una semana que fue esa de que todos los días en la tele en plan horroroso todo y yo decía madre mía, qué voy a hacer ahora con esto que no entra absolutamente nada ¿qué voy a hacer? fue como catastrófico, pero bueno, no sé. Cada uno lo ha sobrevivido como ha podido.

¿Qué consejo darías a una persona que quiere emprender, pero no se atreve?

Que lo haga sin dudarlo, ya que cien por cien, que luche por su idea, que nadie le va a decir que va a tener el éxito asegurado. Es más, yo siempre digo si yo en un momento la tengo que cerrar. Pues bueno, pero todo lo que he aprendido no lo vas a aprender en ningún lado. Es imposible saber qué tienes que saber absolutamente todo para poder crear algo. Y vamos yo le decía que la vida son dos días y que no hay mejor manera de vivirla que haciendo algo que te guste o que, aunque por lo menos estés contenta. ¿Sabes? En plan estés contento de que digas oye, pues hoy me apetece hacer esto. O cambiar o cambiar. Por ejemplo, puedes tener un emprendimiento de un estilo y luego, si va muy bien, lo puedes vender o incluso cambiarte a otro tipo de emprendimiento. Pero vamos, yo animo a todo el mundo, todo el mundo que me cuenta una idea y yo digo tienes que hacerlo, yo te ayudo. ¿Que necesitas?, yo te ayudo. Vamos a intentar pensar cómo se hace saber. Porque bueno, es guay, es como que tienes un hijo. Yo no tengo hijos, pero es como tener un hijo.

¿Cambió tu vida al comercio electrónico entonces?

Sí que es verdad que tiene cosas buenas y cosas malas. La esclavitud es bastante, sobre todo al principio, sí que es verdad que me costaba mucho más separar. Bueno, es que al principio estaba todos los días trabajando de lunes a domingo, pero claro, porque estaba montando algo desde absolutamente cero y yo no tenía conocimientos de crear páginas web. Bueno, algo básico, y creas todo desde cero y tienes que formarte un poco para hacerlo. Entonces lleva bastante tiempo. Yo tuve la suerte de poder, porque en ese momento vivía con mi padre, tenía la posibilidad de tener un techo y mis circunstancias eran buenas entre comillas. Si tienes una familia, hijos y eso lo compaginaría yo con un trabajo cuenta ajena, pero sí que lo seguiría haciendo. Pues por lo menos la prueba de mercado, probar si realmente funciona o no. Pero a ver, esto es como todo puede funcionar un año o dos y al tercero hasta luego. Nadie te garantiza nada y menos ahora que hay millones de cosas. Pero vamos, que ya sí que hay que luchar por lo que nos gusta, y ya está por algo que te gusta. Siempre viendo las circunstancias de cada uno. Eso siempre hay que tener en cuenta. No hacer locuras, hay que analizar, ver, hacer un plan de negocio, ver si es rentable, ver si te lo puedes permitir o no. Porque, por ejemplo, mi primera idea era totalmente diferente con esto. Yo vivía en una burbuja de esto es la leche, y esto lo tengo que hacer, bla, bla, bla, bla. Hice el plan de negocio, no sé cuántos millones de euros, hasta luego. Hay veces que las ideas son muy maravillosas, pero hasta que no lo haces en numeritos y dices realmente las necesidades técnicas que necesitas, de personal, un espacio, etc. Todo eso es diferente y la burbuja explotó. Pero bueno, surgió esto.